Noticiario del Nuevo Mundo

Descubre el Nuevo Mundo que ya está llegando.

“Píldora” para ayudarte a dejar de fumar (incluye video, chiste, meditación e información sobre impuestos).

De Francia nos llega una campaña publicitaria antitabaco que está dando mucho que hablar. Sin recurrir a imágenes “gore” ni nada por el estilo, la verdad es que se te quitan las ganas de acercarte un cigarrillo a la boca.

Muy bueno, pero mejor verlo (en francés con subtítulos en castellano):

Hay muchas más sustancias tóxicas en los cigarrillos de lo que pensamos.

El tabaco y el humo que se desprende de su combustión contienen más de 4.000 sustancias químicas, 400 de ellas muy tóxicas, unas 50 cancerígenas y 12 gases tóxicos.

Esta campaña usa la psicología para ayudarte e perder las ganas de fumar, pero de ti depende ser consciente realmente de lo malo que es el tabaco y consecuente para dejar de fumar. Esto me ha recordado a un chiste:

– He descubierto un médico buenísimo que te quita las ganas de fumar

– Ya no fumas entonces?

– Que va, sí que fumo, pero ahora lo hago sin ganas.

En un libro de meditaciones de Osho, había una meditación muy curiosa para dejar de fumar. Esta meditación, como tantas otras, se basa en el uso de esa gran herramienta llamada Consciencia. De hecho, la meditación simplemente eso eso, vivi con consciencia. Y la consciencia lleva a la consecuencia. La historia completa de esta meditación para dejar de fumar es la que sigue:

Un hombre vino a mí. Había estado sufriendo de intensa adicción al tabaco durante treinta años.

Estaba enfermo y los médicos le decían: “Nunca estarás saludable si no dejas de fumar”, pero era un fumador crónico; no podía evitarlo.

Había intentado dejarlo, no es que no lo hubiera intentado; se había esforzado mucho, y había sufrido mucho en su esfuerzo; pero sólo lo dejaba por un día o dos, luego otra vez la urgencia venía con tal intensidad que simplemente se lo llevaba consigo.

Otra vez caía dentro del mismo patrón.

Debido al fumar, había perdido toda confianza en sí mismo: sabía que no podía hacer ni una cosa tan pequeña, no podía dejar de fumar.

Había perdido todo valor ante sus propios ojos; se concebía a sí mismo como la persona menos valiosa en el mundo.

No tenía respeto por sí mismo. El vino a mí.

Dijo: “¿Qué puedo hacer?”. ¿Cómo puedo dejar de fumar?

Le dije: “Nadie puede dejar de fumar. Tienes que entender que el fumar no es sólo cuestión  de una decisión tuya. Ha entrado en el mundo de tus hábitos: ha echado raíces. Treinta años es mucho tiempo. Ha echado raíces en tu cuerpo, en tu química; se ha esparcido enteramente.

Ya no es sólo un problema que debe decidir tu cabeza; tu cabeza no puede hacer nada.

La cabeza es impotente, puede comenzar cosas, pero no puede detenerlas tan fácilmente.

Una vez que has comenzado y una vez que lo has practicado durante tanto tiempo, te has transformado en un gran yogui  ¡treinta años practicando el fumar!

Se ha convertido en algo autónomo; tendrás que des-automatizarte.

El dijo: “¿Qué quieres decir con des-automatización?”

Y eso es de lo que la meditación se trata: des-automatización.

Le dije: “Tú haz una cosa. Olvídate de abandonarlo.

No es necesario tampoco.

Durante treinta años has fumado y vivido; desde luego que has sufrido, pero te has acostumbrado a ello también. ¿Y qué importancia tiene si mueres unas horas antes de lo que hubieses muerto si no fumaras?. ¿Qué harás aquí?. ¿Qué has hecho?. ¿Qué importa que te mueras lunes o martes o domingo, este año o aquel?. ¿Qué importancia tiene?”

El dijo: “Si, eso es cierto, no tiene importancia.”

Entonces le dije: “Olvídate de eso. No vamos a detenerlo en absoluto, más bien vamos a comprenderlo. De manera que, la próxima vez, transfórmalo en una meditación”.

Me dijo: “¿Hacer una meditación del fumar?”

Le dije: “Sí.  Si la gente del Zen puede hacer una meditación del beber té, y transformarlo en una ceremonia ¿por qué no?  El fumar puede ser tan hermoso como una meditación.

Pareció excitado. Dijo: “¿Qué estás diciendo?”. Se animó y dijo: “¿Meditación?. Dímelo, ¡no puedo esperar!”.

Le di la meditación.

Le dije: “Haz una cosa. . Cuanto estés sacando el paquete de cigarrillos de tu bolsillo, muévete lentamente. Disfrútalo… no hay prisa… permanece consciente, alerta, atento: sácalos lentamente, en total alerta… entonces saca el cigarrillo del paquete con total conciencia, lentamente.

No como lo hacías antes: en forma apresurada, inconsciente, mecánica.

Después comienza a dar ligeros golpecitos a los cigarrillos en tu paquete, pero en forma muy alerta. Escucha el sonido… tal como hacen los del Zen cuando el samovar comienza a cantar, y el té comienza a hervir y el aroma…

Entonces huele el cigarrillo y su hermosura…”.

Dijo: “¿Qué estás diciendo?. ¿La hermosura?”.

“Sí, es hermoso. El tabaco es tan divino como cualquier otra cosa.  Huélelo: es el olor de Dios”.

Pareció un poco sorprendido. Dijo: “¿Qué?. ¿Estás bromeando?”.

“No, no estoy bromeando. Aun cuando bromeo, no bromeo. Yo soy muy serio. Entonces lo pones en tu boca, con total conciencia; lo enciendes con total conciencia. Disfruta cada acto, cada pequeño acto, divídelo entre tantos pequeños actos como te sea posible, de manera que puedas estar más y más consciente”.

“Entonces aspira tu primera bocanada: Dios en la forma de humo.  Los hindúes dicen Annam Brahm, ‘el alimento es Dios’. ¿Por qué no el humo?. Todo es Dios. Llena profundamente tus pulmones, esto es una Pranayama. ¡Te estoy dando el nuevo yoga para la nueva era!. Entonces deja salir el humo, relájate, otra bocanada… y ve muy lentamente”.

“Si lo puedes hacer, te sorprenderás: pronto verás la total estupidez de ello. No porque otros hayan  dicho que es estúpido, no porque otros hayan dicho que es malo. Tú la verás. Y esta visión no será sólo intelectual. Surgirá desde tu ser total; será una visión de tu totalidad. Y entonces, un día, si cesa, cesa; si continúa, continúa, no tienes que preocuparte respecto a eso”.

Después de tres meses, vino y dijo: “Ha cesado”.

“Ahora, le dije, inténtalo también con otras cosas”.

Este es el secreto, el secreto: des-automatizar.

Caminando… camina despacio, vigilantemente.

Mirando, mira con total atención, y verás que los árboles son más verdes de lo que nunca han sido, y las rosas son más rosas de lo que han sido jamás.

¡Escucha!  Alguien está hablando, chismorreando:

Escucha… escucha atentamente.

Cuando estás hablando, habla atentamente.

Permite que toda la actividad que desarrollas durante tu vigilia se des-automatización.

Por si la salud no es suficiente argumento, aporto también un dato importante, que es la cantidad de impuestos que se cargan a esta droga tan perjudicial y premeditadamente adictiva.

En España nada menos que el 80% del precio que se paga en el estanco va directo a las arcas públicas. Es decir, por cada euro que das al estanquero.

Impuestos sobre el tabaco.

En España, en 2011, nada menos que el 80% del precio que se pagaba en el estanco iba directo a las arcas públicas. Es decir, por cada euro que dabas al estanquero:

  • 0,08€ iban al estanquero que te vende el tabaco
  • 0,12€ iban al fabricante que ha elaborado el tabaco
  • 0,80€ iban al Estado, en concepto de IVA (0,18€) e impuestos especiales (0,62€)
O lo que es lo mismo: si por un paquete pagas 4€, en realidad el paquete cuesta… ¡¡80 céntimos!!.
Y desde entonces ha habido muchos cambios, como por ejemplo el sistema de “doble impuesto mínimo” establecido en 2013 y que hace que la cajetilla de 20 cigarrillos, puros y picadura para lear que se vendan por debajo de 3,77 euros sean gravadas con una fiscalidad mayor.La explicación de todo esto está en que cuando se descubrió la relación entre el cáncer y el tabaco en EEUU, el Estado impuso una sanción a las tabaqueras por haber ocultado dicha información que, al parecer, ya conocían y sobre la que no informaron. El dinero de la sanción fue a parar a los Estados por el coste que les había supuesto tratar a los enfermos relacionados con el tabaco durante todo ese tiempo. Aquello fue el punto de partida de la lucha contra el tabaco, y también el comienzo de un jugoso negocio para las arcas públicas, que pudieron subir exageradamente los impuestos en base a ese supuesto coste extraordinario que implican los enfermos relacionados con el tabaco. Sin embargo, diversos estudios han negado que exista dicho coste, demostrando que la menor esperanza de vida del fumador implica un ahorro en pensiones y en tratamientos médicos mayor que el coste de los tratamientos de enfermedades relacionadas con el tabaco que esa persona pueda haber requerido. Pero el hueso es demasiado apetitoso, y los Gobiernos continúan aplicando al tabaco uno de los impuestos más altos, junto al de la gasolina, disparando los precios del tabaco.Para más información sobre esto último recomiendo la lectura de Los Impuestos del tabaco y la consecuencia sociales de fumar (en perfecto inglés ^_^).

Acerca de Rafa Dudo

3 comentarios el ““Píldora” para ayudarte a dejar de fumar (incluye video, chiste, meditación e información sobre impuestos).

  1. Pingback: Anónimo

  2. dejar de fumar
    septiembre 23, 2013

    Es muy convincente la publicidad y el video, la verdad que si siguiera siendo fumadora me haría pensarmelo mucho el continuar fumando.
    Saludos

    • Rafa Dudo
      septiembre 23, 2013

      Gracías!!! ^_^

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: